miércoles, 24 de octubre de 2012

¡CHIN PON!

Así de expeditivo el título. Traducción: se acabó la temporada. Con la expedición triatlética a Madrid, se ponía fin al calendario de la Federación Española de Triatlón, y hasta allí  nos desplazamos, los unos para darle el último empujón al equipo, los otros para hacer el último esfuerzo para llevarse un buen recuerdo de la recta final del año triatlético.

Empecé ya muy pronto este año, en Valencia, en pleno invierno (quien lo iba a decir hace unos años...), corriendo el C. España de Media Distancia, y resulta que cierro periplo con el Sprint. Versatilidad en el saco de las pretensiones, que no en el de las virtudes, porque ya, ni una ni otra.

Doy carpetazo y saco algún buen recuerdo del año, como el mejor tiempo en la CURSA DEL LLOP, a la postre la última edición aparentemente de esta grandisima prueba, una actuación digna en el IM de Austria, encabezando expedición bomberil pratense, y un subcampeonato en el clasificatorio de Banyoles (en mi grupo, por supuesto...). Ah, y el tercer puesto en el acuatlón ITU de l'Ametlla de Mar (que nadie se enfade!!! una bromita cariñosa; me encanta esa prueba).



Tras el IM, también parcitipé en el Campeonato de Catalunya de tri en Pont de Suert, pero hacía tan solo dos semanas de Austria y venía de un viaje de descanso. Nadé de fábula y pedaleé 10kms bien, el resto, de muy mal a mejor...:

 

Mis dos últimos, bueno, tres, intentos a nivel español, no cuajaron. En Pontevedra, C. Absoluto Triatlón, estuve cerca, sin duda. Salí entre los 5 primeros, y con un circuito ciclista exigente y triatletas de la talla de J.L. Cano en mi grupo, aguanté 3/4 partes largas de la carrera, pero la petada me dejó ya sin opciones finalizando en 13º lugar entre los 50 clasificados de mi grupo. En la carrera, empecé con fuerza, pero un inusual en mi flato y la petada en el último repecho ciclista me dejaron sin ambición ya que mi intención era tocar metal o al menos intentarlo. Como desquite, un último 200 muy rápido en el que pasé a tres pobres desgraciados que no me esperaban (ver foto que viene).

 


En Madrid echábamos el resto y por infortúneos del destino, o porque hoy por hoy pesa más el dinero que nada, acabó coincidiendo en un mismo día las dos pruebas nacionales en las que pretendía participar. El solapamiento con un triatlón popular subvencionado, pudo más que un campeonato de España y tocó doblar en un mismo día. Muchos lo hicimos.


El escenario, el de siempre, Casa de Campo. Con su tachuela ciclista que 'tan bien' me va siempre. Por la mañana, el campeonato Sprint. En el salí a por todas pero pensando en el de la tarde, el de relevos, que me hacía especial ilusión. Salí nadando con mi neopreno, muy cómodo, llegando a la primera boya encabeza junto a otro triatleta que salió en uno de los extremos. Allí empezamos a superar a nadadores de la salida anterior y ya fue un descontrol. Creo que salí igualmente segundo, pero con la transición, quizá saliera en bici el primero de mi grupo, junto con triatletas de la salida aterior. La primera de las tres vueltas con dos subidas (una más dura y explosiva, otra más larga y desgastadora), la aguanté como pude; bien. La segunda, aguanté poco... Mi mente ya me hacía pensar en el relevo de la tarde y viendo que las medallas se escapaban, decidí que no tenía sentido sufrir al límite. Me limité a llegar, y fue en un puesto muy discreto.

Por la tarde, en los relevos por equipo OPEN en formato 'super-sprint', éramos los primeros en salir. Las fuerzas eran justas. Por suerte, en la mayoría de casos, todos estábamos en la misma situación. Salimos unos 25 equipos. Mi percepción es de que podemos luchar por el podium.

Gran actuación de Edmon en la primera posta del relevo, nadando sin neopreno, y recuperando posiciones hasta su llegada a boxes en segundo lugar. A partir de ahí, CORRAMOS UN TUPIDO VELO ante lo acontecido. Los trapos sucios se lavan casa y ya hemos tomado las medidas oportunas. Me duele  enormemente ver ensuciado mi nombre y el de mi equipo en una descalificación, y me duele haber quedado mal con el Triatlón Europa y el resto de equipos. Desde aquí, pido disculpas en nombre de mi equipo y creo que no volverá a pasar.
 
Por mi parte, satisfacción plena por mi actuación en el relevo. Teniendo en cuenta que como tercer relevista, me tocó correr desde boxes hasta el pontón de salida de la natacion (recorrido que los primeros no hacían al empezar desde el propio pontón), con lo que mi rendimiento fue muy parejo al de Edmon. Sin ser conocedor de las irregularidades acontecidas, salí con lo que me quedaba en el cuerpo para intentar mantener la posición de podium en la que empecé mi relevo, y si podía, luchar por llegar segundo. El primer puesto parecía inalcanzable. El equipo B del ADSevilla, compuesto por tres triatletas que compiten en élite, se nos iba de las manos. En el primer segmento ya conseguí recuperar los 10 segundos de desventaja inicial, adelantarlo y sacarle un pequeño margen para luego en las dos subidas ciclistas, no quedarme rezagado. Coronamos la última subida juntos y me mantuve con el hasta la última transición, donde entre adelantado y salí a mi máxima velocidad sin mirar atrás, apretando los dientes y consiguiendo no ser atrapado por el triatleta maño. 16 segundos en meta, caída al suelo y a los pocos segundos me entero de que todo aquel esfuerzo y el de Edmon no había servido para nada.  Así es la vida.

Y me despido hasta ni se cuando con esta foto de equipo de la última prueba de la liga catalana de triatlón, el mítico tri olímpico de Banyoles que 18 años más tarde de mi primera vez, me veía de nuevo puntual en la cita. Con nuestra actuación allí, se consiguió por segundo año consecutivo ganar esa liga y mantener nuestra hegemonía. QUE GRAN EQUIPO!!!

2 comentarios: